La hipertensión y el trabajo físico exigente reducen fertilidad masculina